Category Archives: sexo gratis

La capital mundial del sexo

La capital mundial del sexo

La capital mundial del sexo se encuentra más cerca de lo que nos imaginamos. En el sur de Francia esta Cap D’ Agde un pueblito con la característica que está permitido todo a nivel sexual. Este pueblo se caracteriza porque tener sexo en la vía pública no está prohibido. Es más, estar vestido es lo raro. Por eso se puede ver a la gente transitar en bicicleta, asistir a comercios totalmente desnudos. Pero la cosa no termina ahí.

De esta manera nació el descontrol y se puede observar a gente practicando sexo en la vía pública desde tempranas horas.Aunque tener sexo en la calle puede significar una multa de hasta 15.000 euros. El pueblo recibe cada verano a 40 mil personas. Por ejemplo para entrar en el balneario hay que pagar 8 euros y registrar los datos. La edad promedio es de 50 años y la gran mayoria de los turistas que veranean en Cap D’Adge son principalmente franceses, belgas, holandeses y alemanes.

Desde hd videos porno xxx recomendamos que si va a ir con su familia hay una sección familiar de un kilómetro, y otra sección de dos kilómetros para los asistentes que pueden dar rienda suelta a la lujuria sin tapujos. Parejas y grupos practicando sexo, swingers y uno que otro voyerista son parte del paisaje. A su vez esta zona está dividida en un sector para homosexuales y otro para heterosexuales.

Metiendome las bolas chinas

La fría mañana, con lluvias ininterrumpidas, auguraba un día gris. Las conversaciones en la sala de trabajo eran variadas y sin sentido.

Yo trataba de resolver un juego de números de los que aparecen en los periódicos cuando un taconeo conocido me hizo alzar la mirada.

Unos zapatos negros, de tacón mediano, unos jeans ajustados y una blusa ajustada eran los portadores de tan rítmico sonido.

Por un momento pensé, medio en serio medio en broma, que sólo la coquetería femenina hacia que alguien usara una blusa de hombros pelados con este clima, pero pronto me retracté de mis pensamientos al observar la deliciosa forma que creaban los huesos de sus clavículas en su deliciosa piel morena.

Después de media mañana, en el receso del café me puse a conversar con ella y me comentó del estrés que sentía. Caballerosamente me levanté y comencé a darle un masaje en los hombros. Su desnudes y el tamaño de mis manos hicieron de este trabajo todo un juego erótico que ninguno de los dos trató de evitar.

De repente recordé que en mi casillero tenía un par de bolas chinas para masajes. Eran un par de bolas verdes, con dibujos dorados de dragones en ellas y una especie de resortes en su interior que las hacían vibrar con el movimiento.

Dejé a mi compañera un instante y volví con las esferas en la mano y proseguí con mi masaje.

Su excitación y la mía eran evidentes, llevábamos tiempo insinuándonos cosas, y sin embargo no dábamos el paso definitivo ninguno de los dos.

Con un poco de morbo le comenté que esas mismas bolas, unidas por un cordoncito eran las que se utilizaban como juguete sexual, y ella coquetamente me comentó que lo había visto en una película pero que no me quería incomodar con el comentario.

Entre insinuaciones van y vienen le dije que cuando quisiera las podía utilizar, que mi casillero siempre estaba abierto y terminé mi masaje. Dejé las esferas en su sitio y me fui a trabajar escuchando como me decía riéndose: – si no encuentras el juguete es que me lo llevé-.

A la hora de almuerzo yo repasaba mentalmente algunas cuestiones de trabajo cuando me percaté de que mi amiga no estaba en el salón. Casi al final del receso y cuando me disponía a salir la vi entrar con una rara expresión en su mirada. Le pregunté que le preocupaba y me esquivó con cualquier excusa retirándose apresuradamente.

A me día tarde decidí ir a buscarla a su cubículo y me la topé caminando hacia el baño, con paso cadencioso, lento, lo que me decía que seguía preocupada. Cuando nos topamos y le hablé pegó un salto como asustaba y sin decirme nada se metió al baño de mujeres.

A la salida del trabajo pasé frente a su oficina y la observé sentada en su escritorio, ida, como sin pensamientos. Entré a su oficina y le dije que me preocupaba su actitud.

Tuvimos una pequeña discusión en que ella insistía en que la dejara en paz y yo en que me hablara, se levantó de su asiento y me enfrentó por lo que la tomé de sus hombros… su reacción me sorprendió. Se abrazó a mí y rompió a llorar haciéndome una confesión increíble: -tengo las bolas adentro y no me las puedo sacar…-

La sorpresa me duró poco y el morbo se apoderó de mí. Le pregunté como había pasado y me confesó que durante la mañana se fue a mi casillero y las tomó para ver como era el asuntó, fue al baño y se las metió lentamente en su vagina y luego bajó por las escaleras tres pisos sólo para sentir la vibración que producían dentro de ella.

Luego había subido al baño pero por la humedad de su vagina y lo grandes de las esferas (estas eran de masaje no sexuales) no las había podido sacar, y que cada vez que lo intentaba la fricción que le producían dentro de su vagina cuando sus dedos las movían para sacarlas la llevaban de orgasmo en orgasmo, y que a pesar del placer estaba preocupada.

Mi pene quería estallar en mis pantalones ante semejante confesión y sólo acaté a decirle que yo la llevaría al hospital para que la ayudaran. Ella se sonrojó y me dijo que jamás, que ya pensaría en algo, y yo, ya un poco repuesto de la sorpresa inicial me ofrecí de partera para su inusitado intruso.

Pensé que se negaría y me quedé mudo cuando la vi despojarse de sus pantalones, luego de sus bragas y colocarse de espaldas a mí, con sus brazos sobre el sillón y las piernas abiertas para que realizara mi trabajo.

Metí uno de mis dedos en su vagina y sentí las esferas dentro. Estaban empapadas igual que su sexo y resbalaban con facilidad, sin embargo la primera salió al primer intento y mi amiga no pudo ocultar su alegría: -sigue metiéndome los dedos y saca la otra por favor-

A pesar de que sus palabras eran de ayuda desesperada a mi me sonaron llenas de morbo y a pesar de que un par de veces casi logró sacar la esfera, adrede la soltaba para seguir jugando dentro de su vagina.

En un momento con dos de mis dedos, mano palma abajo, logré apresar la esfera. Apreté fuertemente mis dedos hacia abajo, hacia la pared frontal de su vagina y comencé a presionar la esfera hacia fuera. Cuando la esfera estaba asomando hacia fuera me acordé de los sensibles que son las mujeres en ese punto y comencé a hacer vibrar mi mano con fuerza… mi amiga ni siquiera pudo reaccionar, las cuerdas de su sexo se tensaron de inmediato por todo el estímulo recibido durante el día y, con orgasmo o sin él, comenzó a orinarse sobre mi mano entre una serie de gemidos de placer que me hicieron eyacular sobre mi ropa.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
xxxvideos
videos porno

muy zorras
petardas
youjizz.com
videosxxx
youjizz.com
redtube
youporn
pornhub
xhamster
xvideos
youjizz.com

Noche de lujuria

Mi amor, sabes te quería contar un sueño que tuve contigo fue tan bonito que casi lo sentí real.

Soñé que estábamos en tu sofá, nos estábamos besando un largo y lindo beso, así seguíamos besándonos, me separé y te dije: quiero hacer realidad tus sueños y ansias más profundas. Quiero que enloquezcamos juntos sin límites youjizz.com, quiero…que tus dedos…se deslicen en mi cuerpo jadeante dispuesto sólo para ti, y que perdamos el nivel de la decencia. Déjame amor, perder el control, endurecer tu anatomía hasta que te duelan los miembros y llegar al máximo clímax de éxtasis hasta desmayar entre tus brazos y enloquecer.

Después de aquello comenzamos a quitarnos mutuamente la ropa junto con cálidos abrazos, yo tenia puesto un tanguita y un vestidito, tus manos comenzaron acariciar mi cuerpo, mis piernas, mientras ibas subiendo mi vestido acercaste tus labios a mis piernas y me distes un beso en cada una, luego fuiste metiendo tus manos más arriba hasta que lograste ver mi tanguita, era gris los que a ti te gustan, aquella sensación de calidez y suavidad que sentías al acariciarme y besarme las piernas te excitaron cada vez más.

Tu pene ya estaba creciendo.

La verdad es que ahora estoy húmeda mientras te estoy escribiendo porque me acuerdo de ello, entonces me seguiste besando las piernas ibas subiendo por ellas, mi vestido ya estaba hasta mi cintura, y tenías a la vista todo, mis piernas mi tanguita en los que se me transparentaba mi sexo, seguiste besándome las piernas, ibas por mis muslos por la parte interna de ellos, tenía tu cara entre mis piernas, y yo las había abierto más. Hasta que llegaste a mi entrepierna y pusiste tus labios en mi tanguita sobre mi vagina, estaban húmedos, calientes… me distes un beso en mis labios vaginales, tu lengua jugaba con mi clítoris, yo reaccionaba apretándote entre mis piernas y mis manos sobre tus hombros y lanzando un cálido gemido, tú ya estabas muy caliente por lo que tuve que acariciar tu pene sobre el pantalón.

Nos pusimos de pie y yo te comencé a quitar la camiseta, y te quitaba el pantalón, te saqué la camiseta y te besé en el pecho, luego te bajé el pantalón y te los quité, te quedaste en calzoncillos y tu pene estaba muy erecto, que sobresalía sobre el, quedando tu duro pene a mi vista, te miré, suspiré y gemí de maravilla, mientras me pasabas tu mano sobre mi vagina, entonces nos volvimos a sentar y me fui a tu entrepierna besándote con más calor, cogí tus calzoncillos por los costados y los tiré hacia abajo sacándolos completamente.

Tu pene, palpitaba por mi, vistes mi clítoris, estaba muy caliente querías sentirme bajo tu pone, así que fui lamiendo tus piernas hasta llegar con mi lengua y mis labios a sentir los de tu sexo, besé tu pene…mmm Qué delicia empecé a pasar mi lengua haciendo círculos sobre él, palpitaba estabas muy excitado, metí tu pene dentro de mi boca y fui recorriéndolo, metiéndomela, sacándomela de mi boca como si se tratase de un chupa-chups de chocolate, que duro y grande estaba, seguí chupándolo por un rato, tu pene estaba muy grueso y duro , lo tomé con mis manos y te acercaste hacia mi, me rozaste con tu glande a lo largo de toda mi vagina, especialmente apretando en mi clítoris, ay… qué placer me hacías sentir haciéndome eso mi amor, luego me cogiste de la espalda y de mi culito y te acercaste hacia mí, abrazándome y besándome fuertemente y haciendo rozar nuestros sexos, yo bajé una mano y tomé tu pene acomodándolo en mi vagina para que me penetres, entonces tu glande quedó ahí rodeado de mis labios sintiendo la humedad y mi calor y comenzaste a empujarlo metiendo tu pene despacio y muy rico, ¡ah! qué cosa más deliciosa, tu pene se iba metiendo dentro de mi, hasta que de un solo empujón me lo terminaste de meter, todo tu pene dentro de mi vagina, tus testículos junto a mi culito.

Así comenzamos a movernos, metiendo y sacando tu pene de mi vagina, ¡ah! Adentro y afuera, tú te movías, me tomabas de mi espalda de mi culo, me cogías mis pechos, ponías en la postura que tú querías, me dabas por detrás, por delante, me dabas de tal manera que pensaba que me ibas a romper, eres como un animal en celo tan bestial tan…mmm…me encanta ser tu presa, tu juguete que esta siempre a tu servicio.

Seguimos así por un buen rato hasta que comenzamos a sentir un maravilloso orgasmo, ¡¡¡ah!!! ¡¡¡ah!! ¡¡¡ah!!!, ¡mmmmm! Qué delicia, venían esas cosquillas esas sensaciones fuertes y placenteras que nos estremecían enteros, ¡uff! ¡ahh!, ¡ohh!, fue un orgasmo intenso fuerte, nos quedamos así, unidos por nuestros sexos, por un buen rato disfrutando de nuestro calor de la suavidad de nuestra piel.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
muy zorras
petardas
www.youjizz.com
videosxxx
xxxvideos
videos porno
redtube
youporn
pornhub
xhamster
xvideos
youjizz.com
youjizz.com

Un masaje de lujo

Un teléfono equivocado fue la causa de un placer inesperado.

Buscaba algún lugar en mi ciudad donde me pudieran quitar una contractura en la pierna y un cachete, anote varios teléfonos de las ofertas que vi en internet, pero me equivoque en uno de los anuncios por la foto que allí figuraba, la cual parecía de un sitio de masaje deportivo (Si hubiera leído el texto del mensaje habría comprendido) Solo anote el numero junto a otros números, comencé a llamar a los siete u ocho números que tenia anotados, los tres primeros no estaban disponibles (El verano supongo) Al cuarto numero que llame si me contestaron, era una mujer muy amable y muy simpática, le conté donde tenía mi contractura, desde detrás de la rodilla a la base de la espalda, ella muy amable me dijo que ella me dejaría como nuevo, anote la dirección y la hora de la cita.

Al llegar me recibió la señorita muy amablemente y me indico que me tumbara de espaldas en la camilla, que me desnudara y me cubriera con una toalla, que ella volvería en unos minutos, al regresar me pregunto dónde me dolía, de espaldas oí como se frotaba las manos con abundante aceite, tras lo cual me quito la toalla de golpe y comenzó a masajearme las pantorrillas (Ninguna masajista antes me había dejado sin toalla y mucho menos desnudo) Desde las pantorrillas fue subiendo hasta la parte de atrás de los muslos, masajeándome con mucha soltura yo me sentía muy relajado, al llegar a los glúteos, comenzó a frotarme intensamente y recorriendo todo mi trasero, mi sorpresa fue notar cómo me acariciaba los testículos al llegar al final del recorrido por mi trasero,(Mi pene se puso erecto en un instante y lucho por salir hacia atrás conmigo tumbado boca abajo, mas sorpresa aun cuando comenzó a acariciarme el pene con tanta delicadeza ufff.

Le dije: Esto no parece un masaje deportivo y ella me contesto que si es que no había leído el anuncio, que ella solo daba masajes con final feliz y en el anuncio lo ponía.

Me calle (No lo leí) Me dijo que me diera la vuelta, al momento agarro mi pene y con gran ritmo me lo meneo hasta que eyacule hasta en su ropa, acto seguido le page me vestí y salí a la calle, donde seguía con mi contractura pero estaba la mar de contento.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
muy zorras
petardas
www.youjizz.com
videosxxx
xxxvideos
videos porno
youjizz.com
redtube
youporn
pornhub
xhamster
xvideos
www.youjizz.com
youjizz.com

Un beso inolvidable

Es jueves de madrugada. He tenido un día largo y agotador. Estudios, trabajo, otros compromisos…etc. Probablemente mañana me espere lo mismo. No me importa. En este momento nada me importa. Cuando estoy junto a ella el tiempo se detiene. Se detiene hasta tal punto que cualquier pensamiento negativo o preocupación vuela de mi mente igual que una hoja arrastrada por el viento. Ahora lo único que me invade es un sentimiento de “felicidad eterna”. Nada más me importa. Solo ella.

Dos caminos tan diferentes pero a la vez tan iguales, que han terminado uniéndose para formar uno solo. Sentirse comprendida en todo momento, apoyada y sobretodo, protegida. Estando las dos sentadas en un cómodo sofá, ella toma mi mano. La toma y la acaricia con suavidad. Puedo sentir el calor de las yemas de sus dedos abrirse paso sobre mi fría piel. Apoyo mi cabeza encima de su hombro, y dejo que siga. Ella me rodea con su brazo y me acerca hacia ella. De nuevo, despierta en mí ese sentimiento de protección. Todas mis inseguridades han desaparecido por completo. Suavemente me besa en mi frente. Puedo sentir sus cálidos labios sobre mí. Levanto mi cabeza y la miro fijamente. Puedo observar ese brillo especial en sus preciosos ojos. Se acerca a mí lentamente. Ambas abrimos ligeramente nuestras bocas. Siento como sus labios rozan los míos. Cierro los ojos. Puedo sentir como la punta de su lengua se une con la mía. Puedo sentir su humedad en mi boca. Comienzo a juguetear yo también con mi lengua. Lamo ligeramente sus labios mientras acaricio su mejilla. Ella sigue con sus lametones en mi lengua. Nos fundimos en un dulce beso en el que a penas intervienen los labios. Lentamente, comienzo a chupar su juguetona lengua como si se tratase de un caramelo. Ella rodea mi cintura con sus manos y me acerca hacia ella, para así seguir lamiendo mi boca. Y comienza a besarme salvajemente. Muerde mi labio inferior con cariño, me besa con pasión introduciendo toda su lengua en mi boca. Sus manos acarician todo mi cuerpo. Me olvido de todo. El tiempo ha vuelto a detenerse.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
muy zorras
petardas
youjizz
videosxxx
xxxvideos
videos porno
youjizz.com
youjizz.com
redtube
youporn
pornhub
xhamster
xvideos
youjizz.com

Sus piernas me hacen pone palote

Al cruzar las piernas su falda azul se estiró sobre los redondeados muslos, adhiriéndose a su cobriza piel, como un sugerente guante.

Una sobre otra, las piernas mostraban su torneada esbeltez que se extendía hasta los bien trabajados pies.

Entre las carnes se dibujaba el pasaje oscuro que se perdía en una profunda quebrada de oculto límite.

A medida que los ojos se acostumbraban a la oscura penumbra del paso, cubierto por la cobertura de la tela azul, la mirada adivinaba cada poro en su penetración milimétrica de piel.

La vista ardiente imaginaba suave ese camino de pieles superpuestas, abrumadas de sol, camino al mágico cierre del sendero: el fin, o el principio, de la profunda hendidura, del entonces imaginario camino, y, como colofón del viaje, el velo que, en su pequeña transparencia, cubría las hirsutas defensas de la fisura.

Esculpida en la carne cálida y viva, su aparición rememoraba el recato de Petra en la cobertura de su tesorería, el misterio convocante al mundo de lo arcaico e indeleble.

Ante ese abrupto final, infranqueable desde la perspectiva actual, los ojos detuvieron su inmersión para volver atrás y, en un plano medio, ampliar la mirada por las trabajadas y desnudas piernas.

La falda azul se extendía envolviendo los carnosos perniles que se diluían en las amplias grupas aposentadas en la silla, transmitiendo la sensación de la magnanimidad natural de su cuerpo, del que creía percibir aromáticos efluvios, el que se enangostaba en una cintura casi estrecha para extenderse en un torso que invitaba al ensueño.

La fina blusa y el traslúcido sostén transparentaban los desarrollados senos que culminaban en aureolados y rozagantes pezones, los que enaltecían su apostura.

Más arriba, el grácil cuello daba lugar a una bien formada cabeza con una nariz respingada, ojos almendrados, una cabellera lacia donairosamente aposentada en sus hombros. Sus ojos, casi ocultos tras el macizo armazón de las lentes, dejaban adivinar la fogosa profundidad de su mirada.

Una de sus manos descansaba alerta sobre el libro apoyado en el posabrazo de la silla, la otra asía la lapicera entre sus dientes remedando imágenes ajenas al espacio – tiempo – lugar en que se encontraban.

Traicionado por el viaje de un segundo casi pregunta ¿dónde estábamos…?, pero siguió a duras penas e inconcentradamente con su clase que, a esas alturas, de magistral debía tener poco y nada.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
xxxvideos
videos porno
muy zorras
petardas
youjizz
videosxxx
youjizz.com
youjizz.com
redtube
youporn
pornhub
xhamster
xvideos
youjizz

Follando con una clienta

Volví a la tienda de moda juvenil para cambiar la blusa que regalé a mi esposa en su cumpleaños. Necesitaba una talla más para no sentir sus pechos sometidos a tanta presión o hacer saltar los botones.

El pequeño establecimiento estaba abarrotado de mujeres ávidas de mirar y remirar. Intenté abrirme paso deslizándome entre tantos y tan variados cuerpos femeninos. Y llegué a un punto en el que me quedé aprisionado. Una chica muy joven apretó su cuerpo contra el mío para impedirme el paso. Sólo me respondió que “un momento” cuando le pedí permiso para pasar. No podía avanzar ni volver atrás.

La aglomeración impedía desplazarse si no era siguiendo el movimiento de toda la masa de compradoras. Esperé con mi cuerpo pegado al de la joven. Su cara no llamaba la atención ni por hermosa ni por fea. Su silueta era invisible entre tanta gente. Sólo pude tantear sus dimensiones y su tersura suave y blanda. Mi erección no tardó en aparecer y la coloqué entre sus nalgas.

Una de mis manos sostenía una bolsa, pero con la otra atrapé su cintura y me apreté contra ella para que sintiese el volumen y la dureza de mi sexo. Continuó mirando prendas y colgando alguna que otra en su antebrazo. Confieso que me aproveché para sobarla con una lujuria senil sus caderas y sus glúteos, el vientre, y su costado hasta llegar a un sujetador que me impedía tocar sus pechos.

Tres o cuatro minutos más tarde, me cogió de la mano y zigzagueando entre mujeres con ansias de comprar y algún hombre apático, me llevó hasta las cabinas de los probadores. Tuvimos que ponernos en una hilera de personas que esperaban su turno. Se colocó delante de mi y pegó su cuerpo al mío. Mi erección continuaba, alimentada por tantos roces femeninos y por el deseo de aquella joven desconocida.

No intercambiamos ninguna palabra hasta que estuvimos dentro de la cabina.

– No tengo condones –fue todo lo que dije.

Se agachó y me bajó los pantalones. Besó mi falo erecto y los testículos y su lengua recorrió todo el miembro hasta tenerlo todo bien lubricado. Lo introdujo en su boca y con una mano subía y bajaba el prepucio par darme tanta intensidad de placer que unas gotas de líquido preseminal aparecieron por el agujero del glande. Las saboreó y continuó lamiendo y chupando con tanta lujuria que con la mano libre se acariciaba su vulva por encima de la braguita.

– Voy a correrme en tu boca –le dije.

– No, espera.

Retuve el orgasmo y ella se quitó una braguita blanca de encaje. No pude resistir la tentación de acariciar su chocho. Tenía unos labios mayores muy abultados y duros. Por la raja emergían dos pétalos rosados y en la parte superior el clítoris asomaba a la superficie por sí mismo, como un pequeño óvalo. Mis roces provocaron una mayor lubricación e introduje un par de dedos en la vagina.

Sacó un condón de su bolso y me lo colocó con maestría. Se giró y se apoyó sobre el espejo.

Se la introduje con suavidad o, más bien, ella se la fue metiendo con vaivenes lentos hasta tenerla toda dentro. A partir de ese momento inició un juego de presiones internas con su vagina; la introducía toda y creo que era la entrada de su útero lo que se estrechaba sobre mi glande. Al mismo tiempo atrapaba la base del pene y presionaba intermitentemente. Lo sacaba casi todo y se contoneaba realizando un masaje delicioso sobre mi sexo. Después de unos minutos sujetándome la eyaculación, empezó a tocarse ella mismo el clítoris hasta alcanzar unos delirios que la producían jadeos y suspiros profundos. No aguanté más y se lo dije. Creí lanzar al espacio infinito toneladas de leche; extraer de lo más profundo nuevas oleadas que se descargaban acompañadas de unos sonidos guturales asfixiantes. Al final de mi corrida, ella tuvo su orgasmo. Largo, dulce, intenso, agitado y alocado. Nos quedamos quietos un par de minutos hasta que la erección bajó tanto que mi picha, por sí sola, abandonó aquella vagina juvenil tan deliciosa.

Recogimos las prendas y salimos. Las dejamos sobre una mesa en donde habían más ropas abandonadas. Yo fui a la caja a devolver la blusa de mi esposa. Ella se cogió del brazo de una amiga y salieron a la calle.

Le expliqué a mi esposa lo sucedido.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
xxxvideos
videos porno

muy zorras
petardas
youjizz
videosxxx

youjizz.com
youjizz.com
redtube
youporn
pornhub
xhamster
xvideos
youjizz

Una fantasia erotica

Mi pene en su trasero se sentía martirizado por los apretones de su esfínter. Casi me estrangulaba el sexo con la fuerza de sus contracciones y tenía que hacer mayúsculos esfuerzos por contenerme.

Mi mente divagaba en cosas extrañas y ajenas a aquella sesión sexual, pues mi objetivo era satisfacer una fantasía que me venía rondando desde días atrás.

Cando su relajación fue mayor y mi eyaculación no corría peligro acerqué mi mano al bolsillo de mi chaqueta, que adrede había quedado a mano.

Tomé la pequeña bolsa con cierre hermético y la acerqué a su desocupada vagina.

Poco a poco fui metiendo el objeto contenido en la bolsa en su húmedo sexo, mientras ella me miraba extrañada. Cuando logre encajarlo entero tomé el teléfono de la mesa de noche (estúpidamente pensé en la canción… “porque yo guardo tu amor, en mi mesita de noche…). Llamé a recepción y le pedí al conserje, aguantando mi gemidos, que llamara al equis número.

Ela se extrañó pues era el número de mi celular. Cuando el aparato comenzó a vibrar en su vagina lo comprendió todo. Mi pene sintió, a través de esa delicada tela que divide ambos canales, la constante llamada, y ella gimió como nunca.

Cuando el conserje llamó a avisar la obvia no respuesta a su llamada fue ella la que pidió que siguiera intentándolo.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
xxxvideos
videos porno

muy zorras
petardas
youjizz
videosxxx

porno
anal
incesto
muy zorras
redtube
travestis
xnxx
colombianas
lesbianas
pornhub
rubias19
xhamster
xvideos

Que te parecen mis besos

Nos vemos de frente y tus manos toman mi rostro. Siento la calidez entre ellas, siento como me aproximo a tu piel. Mi boca se abre y lentamente percibo tu aliento. Tu respiración. Tu exhalas yo inspiro.

Nuestros labios se rozan, se tocan y un par de puntas de lenguas comienzan a acariciarse. Se humedecen y humedecen los labios contrarios. Tus manos guían mi cabeza de lado y ahora me besas completamente. Tu lengua entra completa dentro de la mía explorándola. Mis dientes sienten su roce, mi lengua da giros locos dentro de mi boca bailando junto con la tuya. Nuestra respiración se acelera y me tomas con más fuerza.

Mi cuerpo tiembla y se eriza mi piel. La danza continua entre nuestras bocas compartiendo el aliento, la saliva y la pasión. Tus manos me aprietan con suavidad pero con firmeza y te das cuenta que soy tuya, que estoy a tu merced. Sientes mi pecho elevarse a cada respiración mientras se aprieta contra tu pecho.

Nuestras narices se miman a la par que nuestros labios fundidos en una amplia y voraz degustación de los labios del compañero. Insaciable se han convertido nuestras lenguas en su lucha interna sin que ninguna ceda paso ni terreno. Sin que ninguna renuncie.

Tus manos acarician mi espalda y cuerpo haciéndome gemir pero me concentro en el beso. Solo existo porque me besas y en como lo haces. Abro los ojos y veo los tuyos cerrados, sumidos en recorrer mi cuerpo, hasta que los abres y con ellos me dices que quieres más. Que vas a comerme toda y que lo voy a disfrutar. El brillo de mis ojos de mujer enamorada te dicen que hagas lo que quieras.

Nuestras bocas se separan y comienzas a darme pequeños besitos por toda mi cara. Besitos que acompañan lamiditas aquí o acá. En la nariz, en el parpado, los pómulos, en las cejas. Toda mi cara es besada y lamida por ti, mientras finges reír hasta que alcazas mi boca de nuevo y tu lengua se desliza entre ella.

beeg
keezmovies
xhamster
xvideos
redtube
rubias19
maduras
zorras
xxx
videosxxx
xxxvideos
videos porno

muy zorras
petardas
youjizz
videosxxx

porno
anal
incesto
muy zorras
redtube
travestis
xnxx
colombianas
lesbianas
pornhub
rubias19
xhamster
xvideos