Se atrevió a cambiar de jefes, pero nunca a cambiarse a sí mismo

ATENCIÓN!!!

Recientemente supe del caso de un señor que llevaba veinte años trabajando como empleado.
En veinte años ha pasado por varias empresas.

Se atrevió a cambiar de jefes, pero nunca a cambiarse a sí mismo.

Creemos que cuando uno tiene pobreza en la cabeza, no hay peor jefe que uno mismo.

Los últimos cinco años los pasó como maquinista en una sola fábrica.
Todo iba bien. Era “un buen trabajador”.
Le cambiaban sus horarios, él cumplía.
Se retrasaban algunos días en pagarle, él esperaba.
Existían días en los que tenía que quedarse después del horario de salida o llegar más temprano de lo acordado, él no reclamaba.

Diez horas de trabajo al día, seis días a la semana. 15 días de vacaciones al año. Todo eso por un sueldo mensual que no supera los $ 1000. El tipo tiene familia: su esposa y sus tres pequeños.
Y así vivía: poniéndole buena cara al trabajo, y en casa peleando por dinero.

En su cama eran tres: él, su esposa y al medio las deudas.
¿Conoce usted a esas parejas que antes de cerrar los ojos religiosamente tienen que ver cómo le hacen con sus deudas o con su día a día?
Ese era su caso.

Y su entorno más cercano le decía: “Tienes que cuidar tu trabajo”.
Señores, no tenemos que cuidar nuestro trabajo, tenemos que cuidar nuestro futuro.
Tenemos que defender nuestra libertad, no un sueldo.
Así terminó el caso:

El señor enfermó y como la enfermedad lo complicó, la empresa lo despidió sin pena ni gloria.
El tipo quedó a merced del seguro social que, por cierto, en nuestros países es uno de los peores servicios. La enfermedad le ganaba. Necesitaba una operación rápida, pero el seguro social demoraba meses en darle una cita.

¿Así quiere terminar usted? ¿Arrimado a un seguro social que fue diseñado para atender a los pobres y que ahora ha colapsado?

¿Despedido sin el mayor remordimiento porque en realidad siempre fue visto como un “recurso”?
Recuerde: A los asalariados no los quieren, los necesitan. Y cuando ya no son útiles, les meten una patada y los mandan a la calle.

Señores, nuestro futuro no puede estar en manos de la empresa de otro.
La decisión más importante que usted puede tomar es hacerse cargo de su vida plenamente. Y eso significa, entre otras cosas, manejar sus finanzas. Imprimir su propio dinero.

Y es que usted no puede dormir entre deudas. Usted no puede vivir siendo adicto al sueldo. Y lo que es todavía más importante: la principal lealtad es con uno mismo.

Llega puntual al trabajo, marca tarjeta, le ponen en una nómina, cae en rutina y así, literalmente, usted va matando su existencia. Y si tiene a un jefe imbécil, no tendrá más opción que agachar la cabeza y decir: “Sí, señor”.

¿Nació usted para simplemente obedecer? ¿Usted cree que es una suerte de “mascota” o “robot laboral”?

Hace poco alguien hizo una pregunta que ahora mismo quiero hacerle:

¿Cuánta vida le está costando su sueldo? ¿Por cuánto se está vendiendo usted?

Es momento de matar nuestras vacas. Es momento de volar. Eleve su creencia, tal vez usted se esté vendiendo barato y ahora mismo este permitiendo que lo maltraten.

Que lo pisoteen.

Los ganadores no nos sometemos, nos rebelamos.
Si usted ya demostró que puede resolver problemas ajenos, eso quiere decir que SÍ puede con los suyos. Si es puntual y disciplinado cuando se trata de cumplir con otros, eso quiere decir que también puede hacerlo con usted.
Hacer empresa no es fácil, pero es el mejor camino. A lo mejor al inicio no vea dinero, a lo mejor usted será el último en pagarse y el que más trabaja, pero ese es el precio de la libertad. Recuerde esto: Antes que ver nuestro dinero, tenemos que ver nuestro futuro.

Articulo de Mundo Millonarios

Si no diseñas tu propio plan de vida, hay muchas oportunidades de que caigas en el plan de otra persona. Y adivina qué han planeado para ti ?
No mucho!! . Haz clic aqui –>  Cuando hay fe en el futuro hay fuerza en el presente

Tags: , , , , , , , , , , ,

3 Responses to “Se atrevió a cambiar de jefes, pero nunca a cambiarse a sí mismo”

  1. thanks for this interesting article…

  2. amazing article … keep it up sir…

  3. nevera says:

    nevera

    […]Se atrevió a cambiar de jefes, pero nunca a cambiarse a sí mismo « Everardo Gaxiola[…]